domingo, 17 de marzo de 2013

Y que yo te llevé al río...

Bién, nueva salida, nueva quedada, y el personal, además de tener muchas ganas de pintar acuarela, tiene ilusión, mucha ilusión.
  Día lluvioso, grís, perfecto para experimentar con cielos nubosos, lejanías atmosféricas y dejar un poquito en espera, nuestra habitual luz radiante, los cielos azul colbato. 
  Esta vez decidimos ir al lado del Cac. y bajarnos al río a pintar reflejos; esa era la consigna: hoy, reflejos. Con la idea que pretendo inculcar al personal de que no venimos a hacer una obra de arte, sinó a que nuestra acuarela de hoy nos enseñe algo, que nos vayamos a casa con más conocimiento acuarelístico que con el que vinimos, pasamos una jornada estupenda.
  Siempre, antes de empezar, les recuerdo el credo del grán Alvaro Castagnet (que por cierto, dicen que se parece a mi, a ver si me voy pareciendo yo a el pintando): de todo lo que vés, quita, quita, quita y quédate con la esencia, coge lo imprescindible para hacer tu obra y obvia lo demás. 
  Algunos y algunas faltaron a la cita y tuvimos el placer de conocer al artista Eusebio Sánchez, que seguro que se apunta a las próximas salidas.




  C. Bermejo